Estás en:
Desarrollo Psicológico y Salud > Importancia de emociones

Importancia de emociones

Sentir las emociones, o tener sentimientos, es equivalente a disponer de una guía de actuación, o dicho de otro modo, tener una brújula vital que nos orienta para tratar de obtener el máximo beneficio de las relaciones con el mundo. Saber sentir debe ser un objetivo de la educación, y desde luego, de cualquier psicoterapia. Pero para saber sentir es condición necesaria saber expresar lo que sentimos, porque ello implica tomar contacto con el sentimiento, nombrarlo, comprenderlo y comunicarlo. Parafraseando a Aristóteles, aprender a expresarnos con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto.

Aprendemos a sentir. Un modo muy directo de hacerlo es regulando la expresión o comunicación de los sentimientos, en función del valor que confiere la cultura a los acontecimientos que los suscitan y a la propia respuesta expresiva. Así, a lo largo de la historia, se han exagerado determinadas expresiones (por ejemplo, la ira, cuando se trataba de controlar el propio miedo y exhibir superioridad ante un enemigo) o bien, se han ocultado casi por completo (por ejemplo, la tristeza, cuando se trataba de reflejar la valentía y fortaleza de carácter).

Las deficiencias en la educación emocional se reflejan comúnmente en los problemas de autoestima, en la dificultad para contactar íntimamente con los demás, en la hipersensibilidad a las críticas, en las adicciones – a sustancias y afectivas-, en la ausencia de empatía e inmoralidad, etc. En general, en la base de todos los trastornos psicológicos.

Entre los problemas más comunes que las personas pueden tener con las emociones, encontramos:

  • Reaccionar con una intensidad inadecuada o incoherente con el valor de la situación (exagerada expresión emocional o baja expresión).
  • Respuesta emocional distinta o incongruente con la situación desencadenante.
  • Una experiencia muy limitada de sentimientos.

Una buena expresión emocional permite:

  • Sentir la realidad y actuar con coherencia.
  • Comunicar honestamente el valor o significado de los hechos, transmitiendo una guía clara a los demás sobre nosotros y la relación.
  • Estimular la empatía en los demás.
  • Obtener refuerzo a nuestra experiencia o por el contrario, ayuda para definir mejor la realidad.
  • Desarrollar un concepto, una estima y sentido de sí mismos.

Sentir y expresar, son las dos caras de una misma moneda.