La moderación es la única regla de una vida saludable. Eso significa moderación en todas las cosas sanas.

Herbert M. Shelton.

 

Cada vez son más las personas que tratamos de cuidar e incorporar buenos hábitos para llevar un estilo de vida más saludable.

 

Incorporar hábitos saludables a nuestra vida

Sabemos la importancia que tiene el cuidarnos día a día y cada vez más nuestra sociedad muestra atención y refuerza más este tipo de comportamientos.

Si pudísteis leer nuestra pasada entrada de blog sobre hábitos saludables y estrés, ya sabréis que “los hábitos, es decir, el estilo de vida y costumbres que mantiene una persona, pueden ayudarnos a prevenir enfermedades, o, por el contrario, pueden constituirse en un factor de riesgo para la salud. Su importancia es muy grande ya que el estilo de vida representa, según distintos estudios, más de un 40% como factor determinante de salud.

 

Desde la mejora del sueño a la actividad física, pasando por mantener a raya el estrés y la ansiedad, nos apuntamos al gimnasio o salimos a correr o caminar, así como tratamos de descansar y aprender a tomar conciencia sobre nuestro estrés y preocupaciones para manejarlo mejor, por ejemplo, con Mindfulness (atención plena).

También la alimentación toma aquí un papel importante, donde hay mucho que hacer y quizá nos encontramos más perdidos y confusos entre tanta información. Es cada vez más frecuente ver cómo hay muchas personas que ya prestan una atención especial a qué comer, su procedencia, su etiquetado (si lo tiene) y a tratar de alimentarse de una manera más equilibrada y completa.

En este grado, ante este tipo de cuidados y cambios incorporados respecto a  la alimentación podríamos decir que son cambios efectivamente saludables y colaboran en nuestro bienestar cotidiano, a nuestra salud física y psicológica. Sin embargo, el problema viene cuando la relación con “lo sano” queda alterada, yendo mucho más allá, volviéndose rígida y dicotómica.

ortorexia_tratamiento_madrid

¿Qué es Ortorexia?

Por tanto, es importante diferenciar entre alimentarse de manera saludable y adoptar un estilo de vida sano de Ortorexia, que se da cuando la relación que tiene la persona con la alimentación saludable se convierte en un problema, en una obsesión. Se trata de un tipo de trastorno de la conducta alimentaria en el que el bienestar de la persona depende de que su alimentación sea a base de (y sólo) productos que esa persona considere suficientemente saludables.

 

Algunas señales importantes de la Ortorexia

Aparece una preocupación excesiva por todo lo que se ingiere y es frecuente que la persona evite tomar grasas, carnes (rojas, sobre todo), azúcares, productos cultivados con pesticidas o herbicidas o sustancias artificiales por miedo a la repercusión e impacto que pueda tener en su cuerpo. Se trata de una evitación desmedida y rechazo absoluto a todo lo que no entre dentro de una categoría (sujeta a la información que maneje la persona) de alimentación saludable  y eventos sociales que puedan conllevar la conducta de comer, así como una planificación excesiva de las comidas, su preparación y sus componentes, su compra,…

Es muy importante entender que la persona que tiene un problema de ortorexia no tiene por qué encontrarse en buenas condiciones nutricionales ni seguir una dieta que en realidad sea saludable, aunque parezca paradójico. Al tratarse de una obsesión, que la persona va reforzando a medida que se va comportando conforme a estos miedos y preocupaciones, muchos alimentos van quedando fuera de sus reglas y opciones alimenticias, de forma que acaban estableciendo una dieta muy estricta y restrictiva, carente de muchos nutrientes necesarios y alejada de lo que entendemos por sano (equilibrado, variado,…). Si algo es característico del miedo y la obsesión por ciertos alimentos es que no lleva a la persona a sustituirlos por otros que aporten los mismos nutrientes. Es decir, si la persona lo que evita es tomar grasas y por ello no incluye el aceite de oliva en su dieta, también se ocupará de que el resto de alimentos incluidos carezcan de grasas, aunque su composición sea distinta y su ingesta recomendable y necesaria en cantidades concretas.

Este tipo de normas y reglas de la dieta característica en la ortorexia hacen de este problema un gran riesgo para la salud de la persona, siendo común padecer anemia, carencias vitamínicas, desnutrición,… Consecuencias físicas muy similares a las de otros Trastornos de Alimentación como puede ser la Anorexia.

De hecho, hay una potente base común entre estos dos problemas. En la Anorexia se trata de la preocupación excesiva por aumentar de peso y a partir de ahí se establece una dieta estricta (entre otras conductas claves del trastorno) y en la Ortorexia la preocupación excesiva está depositada en “lo saludable de la alimentación” que también desencadena una dieta estricta. Puede pasar que la misma persona pase de un problema a otro porque el valor de su obsesión y de hacer dieta ortorexia_madridestricta haya cambiado, a pesar de estar haciendo conductas muy similares, como explicaba. También es posible que esto ocurra por semejanza entre una función y otra ya que, a nivel social siempre se ha asociado “lo saludable” con “lo que adelgaza” y las “dietas”. Y sin embargo, a diferencia de las dietas de adelgazamiento y la preocupación por la pérdida de peso que quizá está sujeta a mayor polémica y una mirada más censora, “ lo saludable” siempre ha sido valorado muy positivamente y reconocido por nuestra sociedad y los profesionales de la salud, sin ser cuestionado.

No es de extrañar que las personas con Ortorexia no sientan la presión de ocultar a los demás sus pautas de alimentación y sus preocupaciones sino que ocurre con frecuencia son personas que comparten con los demás de manera abierta sus hábitos y su manera de llevarlos a cabo.

 

¿Cómo saber si tengo ortorexia? Qué se puede hacer

Lo cierto es que si en la descripción del comportamiento típico de una persona con un problema de ortorexia sentimos que encajamos podemos pensar que quizá nuestra relación con la comida sea más conflictiva y tediosa de lo normal y en caso de sentir que es una fuente de angustia, sufrimiento o preocupación excesiva es bueno consultarlo a un psicólogo especialista.

En los años 90, el médico Steven Bratman de Estados Unidos, que atravesó también este problema psicológico, desarrolló una batería de preguntas con intención de afinar en el diagnóstico de este problema, siendo consciente de la dificultad del mismo. Personalmente creo que puede ser de utilidad a modo de guía personal y que puede orientarnos respecto al problema pero no es ni mucho menos una medida concluyente.

Test de Bratman:

  • ¿Pasa más de tres horas al día pensando en su dieta?
  • ¿Planea sus comidas con varios días de antelación?
  • ¿Considera que el valor nutritivo de una comida es más importante que el placer que le aporta?
  • ¿Ha disminuido su calidad de vida a medida que aumentaba la calidad de su dieta?
  • ¿Se ha vuelto más estricto consigo mismo en este tiempo?
  • ¿Ha mejorado su autoestima alimentándose de forma sana?
  • ¿Ha renunciado a comer alimentos que le gustaban para comer alimentos “buenos”?
  • ¿Su dieta supone un problema a la hora de comer fuera, y esto le distancia de su familia y amigos?
  • ¿Se siente culpable cuando se salta su régimen?
  • ¿Se siente en paz consigo mismo y cree que todo está bajo control cuando come de forma sana?

 

Si tuviéramos alrededor de 4 o 5 respuestas afirmativas podría indicar cierto grado de obsesión al respecto, sin más necesidad que tratar de, en la medida de lo posible, poder relajar y flexibilizar un poco nuestra conducta. Según Bratman, si todas las respuestas son afirmativas nos encontramos ante un claro caso de ortorexia.

En este caso lo que podríamos hacer es:

  1. Identificar y tomar conciencia del problema.
  2. Pedir ayuda profesional especializada o en caso de necesitarlo pedirle a algún familiar o amigo/a que nos ayude que lo haga por nosotros.

 

Desde Nexo podemos ayudarte a resolver tus dudas y ofrecerte la ayuda psicológica necesaria para este tipo de problemas alimentarios.

 

http://ortorexia.org/

http://www.cuidateplus.com/enfermedades/psiquiatricas/ortorexia.html

http://www.eufic.org/en/food-today/article/orthorexia-nervosa-when-healthy-eating-is-no-longer-healthy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *